viernes, 15 de julio de 2016

La REVISTA CHESHIRE reseña la novela GOLD BEACH

Gold Beach no es una novela romántica cualquiera, es una genialidad ambientada en el final de la Segunda Guerra Mundial y sus horribles consecuencias, con un toque de alquimia que solo su autora, Isabel Montes, es capaz de conferir a este género literario.

Argumento

Philip encuentra en un baúl, que lleva cerrado durante años, unas cartas que le desvelarán el mayor secreto de su madre, y que desmoronará por completo lo que él creía su vida hasta ahora.

Con tan solo catorce años se adentra en un camino de venganza para honrar a su madre, y cumplir la promesa de hacerla feliz, como así le pidió en su lecho de muerte aquel que él había siempre considerado como su padre .

Engullido por esta obsesión, Philip se ve envuelto en un mundo marcado por traiciones, muertes y desamores, que hacen peligrar su propio amor por Isobel.

Philip tendrá que volver a reconstruir su propia historia, contando con las ayuda de una enigmática anciana que pasa las horas sentada en un banco de la estación del tren.

Sobre los personajes

Ningún personaje te dejará indiferente, pero invito a poner especial atención en Elwyn y Elisabeth, que están inspirados en los segundos padres de la autora.
Elwyn, suegro de Isabel Montes, fue un combatiente del desembarco de Normandía.

Y sin duda Angels, quien lleva el sello indiscutible de la autora, no dejará al lector indiferente.

Tema

Como toda obra de Isabel, el tema principal es el amor. Es más, el lema de su vida podría resumirse en tres palabras: “Por el amor”.

Sé que historias de amor hay muchas, pero pocas o ninguna contadas con la pasión y el hechizo que ella lo hace.

Aprovechando un contexto histórico que conoce bien, acerca al lector a una cruel guerra, para después contagiarle de ilusión y optimismo y, por qué no, ayudarle a creer en la magia.

Trama

Si su anterior libro, El día que conocí a Hugh Grant, me pareció fantástico y divertido, ante este, sin duda, me quito el sombrero por la maestría con la que teje la historia.

Isabel es capaz de trasladar al lector de un tiempo a otro a su antojo, de ocultarle la información cuando más se la está pidiendo a gritos, y a desvelarle secretos cuando menos se lo espera.


Estilo

Cuando leo a Isabel Montes me traslado a las novelas románticas de la Gran Bretaña del siglo XIX. Ella sabe como rescatar bien la esencia de aquellos historias de amor y acicalarlas con un aroma fresco, para ponerles su propio sello.

Ambientación

La autora consigue una maravillosa ambientación en el final de la Segunda Guerra Mundial, y la terrible posguerra. Cabe destacar el soberbio capítulo dedicado al desembarco de Normandía.

Opinión Personal

Diré lo mismo que le dije personalmente a su autora cuando terminé el libro:

“Isabel, este libro tiene que ocupar pronto todos los escaparates de las librerías. Tengo que encontrarlo nada más entrar en la tienda de prensa de cada estación de tren y de los aeropuertos, tengo que verlo en las manos de los viajeros en los metros, cubriendo rostros en las tumbonas de las piscinas…”

Son 387 páginas que leí en un vuelo de ida vuelta Madrid-Berlín, en total menos de seis horas. Las letras volaban por el avión, y me olvidé de las turbulencias y de los golpecitos en mi respaldo del pasajero de atrás. Los personajes de la novela desembarcaron en el aeroplano, y me regalaron las mejores páginas que he leído en mucho tiempo. Me vi envuelta en una cruenta batalla, viví momentos de un erotismo tan sutil como atrayente, y sobre todo, me sentí enamorada.

No solo lo recomiendo aquí, de palabra, sino que ya he regalado varios ejemplares de este libro.

Y por cierto, que para aquellos que queráis practicar idiomas, ya está disponible en inglés.

¿A qué estás tardando para leerla?
http://www.revistacheshire.com