martes, 21 de noviembre de 2017

Presentación de Mentiras sinceras. Enmascarados.


El próximo fin de semana se presenta en Córdoba Mentiras sinceras. Enmascarados, escrito al alimón por Marina Morales y Juan Carlos Dobado.
El viernes 24 de noviembre, de 12 a 14 h. os esperamos en el Centro de Magisterio Sagrado Corazón. Y el sábado 25, de 20:30 a 22:30 h.estaremos en el Hotel Hospes Palacio del Bailío.

¿Para cuándo tu libro?


¿SOMOS DUEÑOS DE NUESTRO DESTINO? ¿QUÉ PASARÍA SI NUESTRA VIDA CAMBIASE DE REPENTE SIN PODER EVITARLO? ¿QUÉ PASARÍA SI TODO EN LO QUE CREÍAS FUESE UNA MENTIRA? ¿QUÉ PASARÍA SI...? ESA ES LA CONTINUA PREGUNTA EN LA QUE NUESTROS PROTAGONISTAS SE VEN ENVUELTOS AL DESCUBRIR QUE SE HAN CONVERTIDO EN MARIONETAS SIN CONTROL Y CUYOS HILOS SON MANEJADOS POR ALGUIEN A SU ANTOJO... ¿QUÉ PASARÍA SI ESE EXTRAÑO TUVIESE UN NOMBRE? UN EXTRAÑO QUE SABE DONDE ESTÁS, HACÍA DONDE VAS, QUÉ PIENSAS E INCLUSO LAS MENTIRAS SINCERAS QUE CADA UNO ESCONDE Y QUE NOS HACEN A NOSOTROS MISMOS... ESE DESCONOCIDO SE LLAMA... OVO. 




lunes, 13 de noviembre de 2017

La noche de los escritores de Angels Fortune.



Cada vez está más cerca nuestra noche especial. Puedes venir, cenar con nuestro equipo y autores y disfrutar de una velada inolvidable en torno a una mesa especial...o acercarte a las copas y brindar con nosotros. A partir de las 21.30h. el acceso a la gala será gratuito para todo aquel que que quiera venir al Hotel SB Diagonal Zero y participar en sorteos y confidencias.
Si quieres conocer a los nuevos talentos de la literatura...¡No faltes!

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Edición independiente: palabras que hablan de nosotros en Cálamo & Cran

Cálamo&Cran es un centro de formación especializada en Edición y Traducción que ha ido creciendo y afianzándose gracias a un equipo sólido y a un esfuerzo constante que ha sabido ganarse una fiel clientela en un mundo tan veleidoso como el de las letras y todo lo relacionado con ellas.
El año pasado, leíamos en su blog un fantástico post sobre la Edición independiente que definía perfectamente los esfuerzos que Angels Fortune [Editions] hace desde sus inicios. Hablaba de nosotros, así como de otros tantos editores pequeños que luchamos cada día por mantenernos a flote.Pero ellos lo explicaron perfectamente, así que nos permitimos la desfachatez de compartir aquí sus sabias palabras.


" Decía Beatriz de Moura que uno se mete a editor como quien se mete a cura. Es decir, por vocación. Una vocación que, en el caso de un pequeño editor independiente, debe de ser un auténtico tornado que arrastre hacia su insaciable ojo a un ser aparentemente cuerdo que de pronto decide destinar parte de su patrimonio, su trabajo y hasta su aliento a la insegura dedicación –loco afán en los tiempos que corren de grandes grupos empresariales y de inagotables best sellers que se suceden a velocidad vertiginosa– de hacer libros de calidad. Una vocación que llevará a ese ciudadano aparentemente cuerdo a desafiar las leyes del tiempo y del espacio para coordinar, cuidar con mimo y estar presente de una forma u otra en cada uno de los pasos que llevarán una idea a convertirse en uno de los artefactos culturales más logrados de todas las épocas.
El pequeño editor, aquel cuya empresa está constituida por él mismo y, como mucho, una o dos personas más, trabajará probablemente en su propia casa, con el consiguiente desorden de originales, pruebas de imprenta, carpetas y cajas ocupando cada rincón de su despacho. El pequeño editor leerá y anotará los textos que reciba, pasará horas navegando en Internet en busca de posibles obras o se dejará la vista ante la tenue luz verde de los puestos de una biblioteca; escribirá infinidad de mensajes de correo electrónico a autores, otros editores, bibliotecas y libreros; redactará contratos de ediciónpreparará presupuestos y planes de viabilidad, hará sugerencias al autor y aguantará sus dudas y desplantes. El pequeño editor decidirá cómo debe ser el libro, el tipo de letra, la armonía entre blancos y grafismos, el papel, la encuadernación; redactará los textos complementarios, índices, introducciones o estudios previos; tal vez él mismo vuelque el contenido y lo ajuste, o, como poco, dará al maquetador las indicaciones precisas para hacerlo; nunca dejará de revisar personalmente el resultado, aunque haya contado con los servicios de un corrector, y grabará los archivos para entregárselos al impresor. Cumplimentará el formulario del ISBN, revisará ferros y capillas e intentará estar presente en el arranque de la tirada hasta lograr, con el consiguiente ataque de nervios del impresor, que el ajuste del color de la cubierta sea exactamente el que quiere. El pequeño editor empaquetará y enviará los ejemplares para promoción, abordará cada dos por tres a su distribuidor pidiéndole explicaciones de la causa de la tardanza de que el libro llegue a las librerías (siempre le parecerá que tarda demasiado, aunque no sea así); abusará de la paciencia de los críticos para darles cuenta de las excelencias del libro e incluirá reseñas en redes sociales y en su web, que deberá tener continuamente actualizadas. En fin, irá a las librerías y buscará su nuevo libro, y se llevará más de una decepción cuando compruebe que han relegado a un estante un solo ejemplar, en lugar de colocar, tal y como hubiera sido de justicia, una pila bien alta en el lugar más visible de la mesa de novedades.
Pero el pequeño editor independiente no se caracteriza solo por ser capaz de sufrir con resignación estas penalidades, sino, sobre todo (quizás por una ignorada ley de conservación que ha permitido que esta curiosa especie, lejos de extinguirse, esté más boyante que nunca), por ser capaz de disfrutar con ellas.
Tal vez la vocación, esa vocación que, como decía una de las editoras más representativas de la edición independiente, es similar a la que inspira la religión, lo explique todo. Si el trabajo se hace bien, es posible que nuestra vocación, a diferencia de aquella, no nos haga ganar el cielo, sino nada más que el efímero reconocimiento de un puñado de lectores fieles. Pero solo eso –o ni eso, pues basta el simple hecho de haberlo intentado– ya nos parecerá el Paraíso. "

lunes, 6 de noviembre de 2017

El Club de lectura de Cambrils lee Comarcal 415




Nuestro Club de Lectura en Cambrils

-¿Qué es lo que más os ha gustado de la novela?
El lenguaje, es interesante y fácil de leer, su argumento es muy sólido y su trama está muy bien estructurada. Agradecemos la cercanía de sus personajes y la descripción de los parajes donde se desarrolla la acción.

-¿Cuál es vuestra escena favorita?
El cumpleaños de la niña y el descubrimiento de sus capacidades lingüísticas. Y una muy impactante que no vamos a desvelar porque sería un spoiler caníbal.

-Opinión sobre los personajes.¿Cuál es vuestro personaje favorito?
Bien definidos y claros. Escolástica., Agustín, Alex...nos acompañan más allá de la lectura.

-¿Os ha gustado el final? ¿Hubieseis preferido otro? ¿Cuál?
Si, aunque quizá resulta un tanto abierto para algunos paladares.

-¿Hay algo que no os haya gustado?
Nada.

-Valoración de la novela del 1 al 10.
9.5.

-¿Recomendáis la novela?
Definitivamente, si. Se lo chivaremos a los Reyes Magos, que luego no saben qué regalar.


Si queréis ir abriendo boca con el Booktrailer...

Aquí tenéis el enlace para comprarla.

Y no dudes en contactar con nosotros si estás interesado en nuestros Clubs de Lectura.

lunes, 30 de octubre de 2017

Viajes de una editora. Este es un trabajo hermoso.


Isabel Montes: dos años maravillosos acompañando a nuestros escritores. Acompañando a los nuevos talentos de la literatura.
 ¡Gracias a todos por confiar en nuestra editorial!


lunes, 23 de octubre de 2017

El viudo del conde

Hay días en que una no puede esperar a salir del trabajo en la librería (galería de arte/ embajada/ joyería/floristería...táchese lo que proceda) y encontrarse al chófer abriéndole la puerta trasera del Aston Martin DBS bajo un inmenso paraguas que ha de protegernos de la suave y refrescante lluvia que se diluye en un anochecer temprano. Mientras nos acomodamos, le pediremos que pare un momento en nuestra librería (galería de arte/ embajada/ joyería / floristería...ya sabéis cómo proceder) a darnos un bien merecido capricho y después, que nos deje junto a la verja para recorrer a pie el camino de acceso a la casa a través del precioso jardín, que huele al agua caída y al anochecer incipiente.
Una vez en casa, pedir que nos preparen el té mientras nos damos un baño y, envuelta en nuestra más dulce bata, dar cuenta de la infusión mientras contemplamos la noche a través de la ventana.
Eso...o leer El viudo del conde. Porque si, es una novela de amor pero también es una novela de lujo. De un lujo que se pasea elegantemente entre el clasicismo de un mundo acomodado y elegante, entre la tradición y la modernidad, entre los renglones de una carta manuscrita, tinta y papel por los que desfilan la gloria del amor y las penas del engaño...donde reiteramos que el dinero no da la felicidad pero también que las penas con pan son menos.
Aún cuando la forma se envuelve en oropeles, el gran acierto de Volpini Tondo es que en ningún momento afloja la tensión de su encaje emotivo y sus personajes no pierden su verosimilitud sentimental por más o menos lejano que nos resulte el aristocrático marco Shabby chic.
En El viudo del conde, Lord Mauro de Vilaniu y Gómez de Avellaneda, viaja entre Londres y Madrid a través de su memoria, recordando a su difunto esposo, el conde de Llombart, con la próxima visita de su hijo común como telón de fondo.
A través de este escrito nos adentramos en un mundo marcado por normas, reglas, y conciliábulos, amenazado por traiciones y secretos, pero definido por el amor, la paternidad, la familia e iluminado como sólo puede hacerlo la proverbial venda que cae de los ojos y un corazón dispuesto a seguir amando hasta el auténtico e inevitable final del camino.
Porque, aún con más o menos oropeles, con una vida regalada, prestada, ganada o peleada, ¿quién no ha amado? ¿Quién no ha sido engañado? ¿Quién no ha dado una segunda oportunidad a su corazón?


Y aquí os dejamos el booktrailer.